La automatización ha dejado de lado la mano del hombre pero jamás del todo, puesto que hoy se ha demostrado que el factor humano es el más importante, tanto para la inventiva tanto para las precauciones que hace falta tener.

En la industria pesada, no habría sido posible el auge exento maquinaria industrial a modo elevadores, montacargas y polipastos. Aparatos monumentales en evidentemente mismos como las grúas pluma, las telescópicas o las autopropulsadas suelen dar admiración (y vértigo) en quienes ocasionalmente se asoman.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *